Recent Posts

    Sorry, no posts matched your criteria.

EL EXCESO DE DEPORTE Y SU RELACIÓN CON TRANSTORNOS CONDUCTUALES Y ALIMENTARIOS

No solo lo que comemos y absorbemos determina el estado de salud, también las acciones y comportamientos diarios aportan ó perjudican al estado de bienestar integral de un individuo. El ejercicio acompañado de una buena dieta equilibrada es reconocido como dos puntos claves para llevar un estilo de vida saludable.

Es verdad que el ejercicio moderado tiene resultados positivos, tanto mentales como físicos, siempre y cuando no se desencadenen conductas extremistas y perfeccionistas. La práctica regular del ejercicio no sólo ayuda a prevenir varias enfermedades, como la diabetes y problemas cardiovasculares, sino que también brinda una mayor autoestima en ciertos individuos, impulsando a mejorar su situación social y económica

Sin embargo, estos efectos positivos pueden no darse ó presentarse opuestamente si es que la practica del ejercicio físico se vuelve una escapada para los problemas internos de la persona.

Es decir, en ocasiones el realizar actividad física se utiliza como herramienta para liberar estrés, ignorar problemas cotidianos, esconder inseguridades ó incluso alimentar un transtorno alimenticio.

Por definición, al hablar de adicción se refiere a cualquier tipo de transtorno compulsivo y adictivo que se caracterice por la falta de control y hábitos de conducta que en determinadas ocasiones perjudiquen la salud del individuo.

Al practicar excesivamente el ejercicio, el organismo empieza a buscar la homeostasis/equilibrio, lo cual conlleva a crear una cierta tolerancia hacia el ejercicio.

Esto provoca que para la persona que practica ejercicio en exceso tenga que cada vez más aumentar su intensidad de entrenamiento para poder provocar los efectos placenteros que en un inicio surgían con mayor facilidad. Por ejemplo, según la hipótesis runner’s high la sensación de euforia producida por las endorfinas liberadas por los corredores llegan a desarrollar una sensibilidad al ejercicio, siendo necesario aumentar la dosis de ejercicio para mantener sus efectos.

Así mismo, cuando se presenta una depribación del ejercicio el individuo puede llegar a sentir los típicos síntomas de abstinencia a una droga, ya sean: ansiedad, desesperación, problemas de sueño, descontrol, culpa, enojo, estrés, etc. Por otro lado, la falta de control sobre las decisiones propias conlleva a la incapacidad de reducir ó dejar de ejercitar por miedo a romper la rutina y sentir los efectos de abstinencia. La imposibilidad de cesar la práctica del ejercicio conlleva por tanto a una dedicación excesiva a la realización del éste en caso de que un día no se realizó, haciendo que el individuo realice aun más ejercicio intenso para recuperar la falta de actividad perdida.

Este tipo de adicción provoca que la persona se aleje socialmente ya que prefiere realizar ejercicio ante cualquier otra actividad. En otras palabras, ninguna otra actividad social puede inteferir con la rutina de ejercicio de la persona a pesar de que esto pueda perjudicar en sus relaciones familiares, de trabajo ó de amistad.

Esto se suma a que la persona con la adicción al ejercicio reconoce estas actitudes y problemas pero aún así es incapaz de tomar acción ante la situación y esto alimenta más el hábito de ejercitar para liberar estrés y preocupación.

Por otro lado, elementos ambientales y sociales también pueden influir en el desarrollo y mantenimiento de esta adicción. Presión familiar ó social puede influir en el autoestima del individuo, impulsando a que éste desarrolle actitudes narcicistas ó por el contrario una baja autoestima.

Biológicamente también se han encontrado aspectos que incentivan al desarrollo de este transtorno, como por ejemplo el papel de las catecolaminas en la regulación de los efectos emocionales. Las catecolaminas se encargan de provocar sentimientos de afecto y bienestar como un sistema de recompensa por realizar ejercicio.

Las citoquinas también juegan un papel relevante en el mantenimiento de la adicción al ejercicio ya que la hiperproducción de interleucina-6 (IL-6) se considera como un aspecto que podría contribuir al nexo entre la dependencia al ejercicio

Otra hipótesis es la regulación termogénica que explica que al realizar ejercicio se incrementa la temperatura interna corporal, lo cual desencadena un estado de relajación que conlleva a la disminución de la ansiedad y estrés. Por tanto, esta relajación y sentimiento de seguridad interna promueve el mantenimiento de la conducta adictiva a largo plazo.

Conectatenaturaleza

Se puede clasificar este transtorno en dos tipos de niveles: primario y secundario. La adicción al ejercicio primaria se caracteriza por un exceso de actividad física sin la presencia de alguna alteración del comportamiento alimentario. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio compulsivo normalmente está relacionado con alguna conducta alimentaria dañina en el caso de que exista algún problema mental, en cuanto lo que es el control del equilibrio energético y la pérdida de peso. Por tanto, a diferencia de la adicción primaria, en la secundaria la persona presenta diversos transtornos alimenticios, ya sea: anorexia nerviosa y/o bulimia

CONCLUSIÓN

Biológicamente el organismo predispone para que la persona que ejercita con frecuencia presente emociones de placer y satisfacción al realizar y finalizar su actividad física. Por tanto, varias de las teorías mencionadas en este trabajo favorecen a que el ejercicio puede considerarse como una adicción compleja desde el punto de vista de que causa efectos bioquímica y hormonalmente notables de que incitan al individuo a cada vez más aumentar la dosis de entrenamiento. En tal caso, existen exámenes en donde puede detectarse este tipo de transtorno e igualmente hay tratamientos cognitivos-conductuales disponibles para controlar la adicción al ejercicio en exceso.

Se puede decir que existe una influencia entre la actividad física en exceso y la ingesta de alimentos restringuida. Es decir, existe la presencia de un carácter recíproco entre los distintos transtornos alimenticios con la actividad física descontrolada. Por tanto, el ejercicio en exceso no sólo presenta efectos negativos en cuanto a la nutrición de la persona sino que también conlleva a problemas mentales y sociales.

En conclusión, a pesar de que en el campo de la salud el ejercicio es reconocido como un hábito saludable dentro del campo de la medicina y sus ramas, hoy en día estudios evidencian que no es del todo cierto. El ejercicio en moderación genera efectos positivos en la salud del individuo, siendo un componente necesario para evitar enfermedades a largo plazo y mantener una salud óptima. Sin embargo, dentro de la población existe un grupo pequeño de individuos que llevan la práctica de actividad física cotidiana a una adicción.

REFERENCIAS

1. Márquez S, de la Vega R. La adicción al ejercicio: un trastorno emergente de la conducta [Internet]. España: Nutricion Hospitalaria; 2015 [citado 31 Julio 2018]. Disponible en: http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/8934.pdf

2. Olivos C, Cuevas A, Álvarez V, Jorquera C. Nutrición para el entrenamiento y la competición [Internet]. 2012 [citado 1 Agosto 2018]. Disponible en: https://www.clinicalascondes.cl/Dev_CLC/media/Imagenes/PDF%20revista%20m%C3%A9dica/2012/3%20mayo/6_Dra_Cuevas-8.pdf

3. Montero Domínguez E. LA DEPENDENCIA DEL EJERCICIO FÍSICO [Internet]. 2012 [citado 1 Agosto 2018].Disponible en: http://www.psicologiaclinicaydeldeporte.es/Documentos/Articulos/CER/72-DependenciaEjercicio.pdf

4. Márquez S. Trastornos alimentarios en el deporte: factores de riesgo, consecuencias sobre la salud, tratamiento y prevención [Internet]. España; 2008 [citado 31 Julio 2018]. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v23n3/revision1.pdf

5. Adams J, J. Kirkby R. El exceso de ejercicio como adicción: una revisión [Internet]. Australia; 2003 [citado 1 Agosto 2018]. Disponible en: https://www.cat-barcelona.com/uploads/rets/RET34_2.pdf

6. Blasco M, García-Merita M, Balaguer I. Transtornos alimentarios en la actividad física y el deporte: una revisión [Internet]. Valencia; 1993 [citado 31 Julio 2018]. Disponible en: https://ddd.uab.cat/pub/revpsidep/19885636v2n1/19885636v2n1p41.pdf

7. Alfonseca J. TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA Y DEPORTE [Internet]. 2006 [citado 1 Agosto 2018]. Disponible en: http://www.tcasevilla.com/archivos/trastornos_de_la_conducta_alimentaria_y_deporte1.pdf

8. Rodríguez Molina J, Frenzi M. Vigorexia: de la adicción al ejercicio a entidad nosológica independiente. [Internet]. Madrid; 2010 [citado 1 Agosto 2018]. Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/839/83918877006.pdf

Comments: 2

  • Jessy O

    agosto 2, 2018

    Muy buen post, dentro del ambito lo que mayormente se recomienda es evitar el sedentarismo es decir levantarte más, usar las escaleras, salir con tu pareja o niños al parque, jugar con amigos. Sin embargo muchos pacientes suelen inclinarse a entrenar en exceso y deprimirse si no ven resultados en su físico.

Post a Comment